Novedades

18/07/2019 - Noticias del sector

Evasión: se blanqueó trigo por casi $2000 millones

Desde que se instalaron las cajas negras para el control de la evasión en los molinos harineros, en este sector en los últimos tres meses ya se blanquearon casi 130.000 toneladas de trigo que representan en la molienda un valor de facturación de $2000 millones.

El dato sobre el volumen surge del relevamiento de la molienda de trigo, con números cerrados a junio último por parte de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM).

De 166 molinos harineros, solo dos no instalaron en el país los Controladores Electrónicos de Molienda de Trigo (Cemt) que miden el tonelaje procesado y el consumo de energía en las empresas.


Según los datos disponibles, en junio último la molienda para el mercado interno fue de 450.548 toneladas, un 14,3% más respecto de igual mes de 2018. Vale aclarar que si se suma la mercadería para exportación la molienda total de junio pasado llegó a 525.909 toneladas.

En tanto, en los últimos tres meses la molienda acumulada del mercado interno fue de 1.369.600 toneladas. Así, superó en 129.600 toneladas las 1.240.000 toneladas de igual período del año pasado.

En el sector se estima una evasión de unas 750.000 toneladas. Al ritmo actual de formalización en la FAIM creen que se terminarán blanqueado unas 520.000/530.000 toneladas.


Más allá de este avance en el control de la evasión, el Gobierno alertó que hay personas que están ofreciendo a los molinos harineros adulterar las cajas negras.

Esto fue advertido hoy por la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, cuya Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario recibió una denuncia anónima sobre este tema.

"La Secretaría de Gobierno de Agroindustria, a través de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario (DNCCA), comunica a todos los operadores de la actividad de molienda de trigo que tengan sus equipos colocados y en funcionamiento que desde el punto de vista técnico, las fiscalizaciones de los equipos serán implacables en términos de no permitir ningún tipo de perforaciones, tapas removibles en los caños anteriores ni posteriores adonde los sensores toman los datos de molienda ni de consumo eléctrico, cámaras desviadas ni ninguna otra clase de anomalía que se preste a la sospecha de posibles adulteraciones", indicó. La cartera advirtió que "ante cualquier anomalía vinculada a la adulteración del control del equipo se procederá con las acciones penales correspondientes y con la cancelación de la matrícula que implica 5 años de inactividad para la firma a la que se le detecte".

volver